martes, 15 de noviembre de 2016

Reflexiones de auxiliar

Para concluir la redacción de mi experiencia como auxiliar de conversación en EE.UU. y poder darle paso a mi siguiente etapa como profesora de inglés en España me gustaría reflexionar sobre algunos aspectos que me han marcado a lo largo de esta gran aventura, tanto a nivel personal como profesional.

En primer lugar, pasar 10 meses viviendo, trabajando y viajando por el país me ha hecho aprender y mejorar mi conocimiento acerca de la cultura americana, algo que me encantará compartir con mis futuros alumnos. Aprendes cosas sencillas del día a día como comer a las 11.30 de la mañana o ver cada día a las 7.00 Jeopardy! así como, la celebración real de fiestas como Halloween, Thanksgiving o Easter

Convivir con las familias o trabajar mano a mano con los profesores es algo que jamás olvidaré. Gracias a ellos he podido captar los matices de su cultura e, inevitablemente, compararla con la española. No hay una cultura ni mejor, ni peor... manteniendo la mente abierta, te das cuenta de que cada una tiene sus cosas que van más con tu forma de ser y otras que menos. Por ejemplo, echo mucho de menos la organización y la eficiencia americana: 

PRIMER DÍA DE TRABAJO:
Yo-Me han dado la clave del correo pero no funciona.
-Ahora no está la persona que lo lleva pero no te preocupes, (pasan 5 minutos) aquí lo tienes.
Yo- <¡¿Ya?!> Gracias.

EN EL TEATRO: Me tocan unas entradas y pone que es necesario llevarlas impresas pero no tenía impresora. Me acerco a la taquilla con miedo:
Yo: Hola, tengo entradas para esta tarde pero no tengo impresora y no he podido traerlas.
Taquillero: Dime tu nombre.
Yo: Soraya Romero.
Taquillero dándome las entradas: Aquí tienes. Que disfrutes la función.
Yo: <¿Ya? ¿No me voy a llevar bronca por no traerlas impresas?>  Muchas gracias.

Tenía un problema y enseguida estaba solucionado, mientras que en España... 

Por otro lado, no podría vivir tan enfocada en el trabajo y en la casa, comparto plenamente su cultura del esfuerzo, la superación y la productividad en el trabajo pero creo que también son necesarios los momentos de desconexión con los amigos, y eso se nos da mejor en España.

Al mismo tiempo, convivir con familias que no son la tuya, te hace echar de menos muchas cosas que jamás imaginarías y comienzas a valorar aspectos que parecen insignificantes y que das por sentado, pero que son realmente significativos cuando no los tienes cerca. Tener a los seres queridos a tu lado es muy importante, tanto para compartir los buenos momentos, como para que te apoyen en los no tan buenos, pero sobre todo, que estén en el día a día sin más, parece que no es nada, pero lo es todo.

También he consolidado la idea de que soy chica de ciudad pero que estar en contacto con la naturaleza, comer las frutas de temporada y ser conscientes de los cambios de nuestro entorno hace que te sientas más humano y menos máquina. Echo muchísimo de menos llegar al océano en 15 minutos atravesando bosques y ver impresionantes puestas de sol; que me abrume el silencio, la calma y la oscuridad.

Por supuesto, también me ha ayudado a ser aún más valiente e independiente. ¿Quién me iba a decir a mi que me iba a meter 20 horas de coche para ir de Florida a Nueva York o que iba a probar el caimán? (Bastante rico, por cierto)

Unos de mis mayores descubrimientos se han dado en la carretera: el coche automático y no abusar de las rotondas. Ellos con sus stops en los que van pasando uno a uno siguiendo el orden de llegada tienen un sistema más justo y con menos accidentes que los que ocurren diariamente en las glorietas. Por otro lado, sobre los coches automáticos, no tengo palabras, qué comodidad... ¡qué gusto!

Trabajando en un colegio público inmerso en un sistema educativo diferente ocurre lo mismo que con la cultura, es inevitable hacer comparaciones y observar lo que funciona bien y lo que no. Me quedo con lo que considero mejor de cada uno. En el caso del cole donde estuve, tener una hora para realizar los deberes o de extrahelp para alumnos que necesitan reforzar algún punto me parece muy interesante. Por supuesto, también me traigo la importancia de las artes y los deportes, sobre todo las artes escénicas que es lo que más me toca. 

La gran mezcla cultural, religiosa y étnica de EE.UU. me parece algo muy enriquecedor. Desafortunadamente, se utiliza mucho para clasificar y encasillar, me gustaría que tuviesen menos en cuenta las diferencias y valorasen las similitudes. Por mi parte, he aprendido mucho de cada alumno que ofrecía una perspectiva diferente, pero igual de válida que los demás. Asimismo, la atención a la diversidad en el aula se hace patente en el día a día ya que, por ejemplo, se ha de tener en cuenta quién celebra la Navidad, quién Janucá y quién no puede celebrar ni los cumpleaños.

Cada día suponía una nueva aventura, algo nuevo que añadir a mi anecdotario. La sensación de que cada día sea significativo y aprendas algo nuevo, engancha. Ahora se me presenta el reto de convertir la rutina a la que siempre acabo sucumbiendo en España en una nueva aventura, haciendo que cada día cuente.

Make it count!