sábado, 10 de septiembre de 2016

¿Merece la pena ser auxiliar de conversación en Estados Unidos?

Hace unos días, una persona muy cercana a mí me hizo la siguiente pregunta: -"¿Te ha merecido la pena irte después de todo lo que has perdido?"- A lo que yo contesté sin dudarlo: "¡Por supuesto!".

Sin embargo, he de reconocer que su pregunta tenía más sentido del que parecía a priori y me hizo reflexionar. Con el fin de comprender la pregunta, hay que volver a septiembre de 2015 y así, analizar en qué situación me encontraba pudiendo compararlo con lo que he encotrado a mi vuelta, para hacer balance de lo que "he perdido".

En primer lugar, algo que tenía y que no era muy consciente de ello, era la posibilidad de trabajar como profesora de Economía en un instituto de Madrid, ya que en el 2012 había opositado y estaba en listas. Después de 4 años, había perdido la esperanza ya de trabajar como profesora de Economía porque las listas apenas se movían y hasta había cambiado de especialidad, realizando el grado de Educación Primaria con mención en Inglés. Puede que sea una casualidad, o no, pero justo cuando comencé mis andanzas por América me convocaron para ser profesora de economía y, al no poder asistir al llamamiento, según las normas de la Comunidad de Madrid, decaes de las listas, es decir, te eliminan y se acabaron las oportunidades. Buscando posibilidades de volver a la lista para el año siguiente, me encontré con mi primera gran sorpresa en el portal de Recursos Humanos de madrid.org: 
30.- He participado en una convocatoria del MEC para ejercer la docencia en el extranjero durante este próximo curso. Si la acepto y me citan durante el año para trabajar como interino, ¿decaería de las listas de interinos? Sólo podrá permanecer en las listas de interinos si en la convocatoria en la que participa se indica expresamente que los funcionarios de carrera que participen en la misma pasarán a la situación de servicios especiales, como es el caso de la convocatoria de profesor visitante. Si, por el contrario, participa en una convocatoria en la que no se indica esa circunstancia, como es el caso de las convocatorias de lectores y auxiliares de conversación, decaerá de las listas de interinos, en caso de ser citado.
Primera circunstancia en la que haberme ido a trabajar a un centro en el extranjero con un programa del Ministerio de Educación y Ciencia me perjudica para trabajar en España. Ya lo daba por perdido, pero que saliese específicamente esto, me afectó.

En segundo lugar, llevaba trabajando tres años en una empresa del sector de la educación y los idiomas que es lo mío y, además, teniendo contrato indefinido, que ahora se venden muy caros en España. Tomé la decisión de dejarlo porque consideraba que no podía rechazar la oportunidad de conocer el sistema educativo estadounidense desde dentro en un colegio público y cerquita de mi ciudad favorita. A lo mejor era una ilusa, pero pensaba que esto, queriendo ser profesora de inglés en España, iba a ser una experiencia de desarrollo tanto personal como profesional que me abriría puertas en mi país. Al volver, fui al SEPE para ver si podía cobrar la prestación por desempleo. El trabajo de aquí lo dejé por voluntad propia por lo que no me correspondería por ahí, pero al haberse acabado el trabajo del colegio en EE.UU., me dijeron que sólo necesitaba aportar el certificado de emigrante retornado para acreditar la situación de desempleo. Me dejaron todo preparado a falta solo de ese documento para comenzar a cobrar lo que me correspondía por lo trabajado en los años anteriores. Fui a Madrid con toda la documentación necesaria y la funcionaria me lee expresamente las normas de exclusión de este certificado en las que pone que el programa de auxiliares de conversación se considera como una subvención  y no tendrá derecho al certificado y, por lo tanto, me quedo sin prestación... segundo zasca.

¿Qué opciones me quedan en Madrid? Pues echar CV's y mientras, estudiar la oposición para primaria porque no puedo quedarme con los brazos cruzados. Pero, al leer las normas de la fase de concurso se establece que:
No se valorará la experiencia docente previa del personal que preste servicio en calidad de Educador ambiental, Técnico Auxiliar, monitor, auxiliar de conversación o lector.
No me esperaba que se fuese a valorar pero, que aparezca expresamente que no, después de las situaciones anteriores, me hizo pensar que haber sido auxiliar de conversación te convierte en indeseable.

En Estados Unidos me decían que después de todo lo que estaba trabajando allí y de esa experiencia, aquí se valoraría muchísimo y me sería muy fácil encontrar trabajo. Ya les decía que no especialmente, y no se lo creían pero, si les dijese que encima te pone trabas, se echarían las manos a la cabeza... 

Y sin entrar en más conflictos ni controversias yo me pregunto: ¿No es razonable que en una oposición se valore esta experiencia? Entiendo que se pueda valorar menos que la experiencia de haber trabajado ya como profesor en España pero, ¿no es deseable que un maestro de inglés haya conocido de primera mano uno de los sistemas educativos aglosajones? ¿Que haya sido seleccionado por el mismo Ministerio de Educación para representar a España en el exterior? ¿Que haya formado parte de un programa educativo del que sólo alrededor de 25 afortunados al año puedan formar parte? ¿Que haya convivido con familias americanas? ¿Que haya trabajado mano a mano con profesores estadounidenses? ¿Que haya tenido alumnos americanos con los que descubre la cultura minuto a minuto? ¿Que haya tenido que apañárselas solo en un país de habla inglesa para vivir durante 10 meses?

Mi respuesta es evidente, pero es tan solo mi opinión... 

Tras haber hecho esta reflexión y el análisis de lo que he perdido, es momento de volver a responder la pregunta que da título a este post: 

Sí, merece la pena ser auxiliar de conversación en Estados Unidos.

No cambiaría por nada la oportunidad que he tenido de escuchar cada día durante todo un curso los announcements mañaneros del director del SIS (I am able!) junto a la pledge of allegiance; de ayudar a un centenar de alumnos a mejorar su español e incrementar su interés por el idioma; de convivir con familias que, te enseñan mucho cuando la situación no ha sido muy buena o, que te dan todo su cariño y su apoyo cuando congenias con ellos; de conocer a profesores magníficos que se dejan la piel buscando lo mejor para sus alumnos y que me han apoyado durante toda la experiencia; de conocer a otros auxiliares con inquietudes, con ganas de superarse, trabajadores y que estoy segura de que van a hacer una aportación muy positiva al sistema educativo; y por su puesto, de respirar el aire neoyorquino y sentir su energía que me ha cargado las pilas para luchar sea cual sea la situación que me haya encontrado a la vuelta.

Muy agradecida y orgullosa de haber podido formar parte del distrito educativo de Southampton y les deseo lo mejor para este curso que acaba de comenzar. Go Mariners!