lunes, 15 de febrero de 2016

Freedom vs. snow days

Las últimas dos semanas uno de los profesores me ha dejado un coche, por lo que al fin he sido libre. Poder ir y venir del colegio cuando quiero, ir donde me apetece o donde necesito sin tener que pedírselo a alguien no tiene precio. Desafortunadamente, el tiempo atmosférico ha estado un poco en mi contra. Un par de tormentas de nieve, y sus consiguientes snow days, han hecho que no pudiese aprovechar todo lo que me hubiese gustado.

Una de las cosas que pude hacer fue ir al musical que habían preparado en el instituto, es increíble el esfuerzo que dedican a organizar este tipo de producciones. Una manera divertida de pasar una tarde de sábado.


Y antes, me pasé por la playa para ver el efecto de la nieve:



Cuando volvía a casa me secuestró el atardecer...






Fue un fin de semana movidito, porque gracias a haber cobrado tuvimos que organizar el viaje a Florida para el que quedaban tan solo dos semanas. 
El domingo 7 era la Super Bowl, de la que no vi gran cosa aparte de lo que echaron mientras cenábamos en una hamburguesería de Sag Harbor, donde probé las fried oreos, oreos fritas, vaya, toda una bomba.




Un día más tarde, volvió a haber tormenta de nieve (snow day) y una profesora me llevó a dar una vuelta y a tirarme por una cuesta en la nieve (que velocidad pillas y no hay manera de bajar recto).




La semana pasada también aproveché para compararme al fin botas de nieve y de lluvia, que con lo que me gusta estar metida en la nieve, no podía estar siempre pidiéndole botas a alguien. Además descubrí que las de agua son geniales para la playa, sobre todo cuando se inunda por la nieve.




Este fin de semana lo he pasado principalmente en casa ya que, había alerta por el viento y las bajas temperaturas, ¡hasta -20ºC! El mayor problema es la sensación térmica que, con el Wind-chill, ha llegado a los -30. Me ha venido bien para ponerme al día, relajarme, disfrutar de un San Valentín on-line y preparar las maletas.
En breve estaré en Miami, disfrutando de unas temperaturas totalmente diferentes, ¡qué ganas!


lunes, 1 de febrero de 2016

Magnífica tormenta de nieve y llamadas inesperadas

EE.UU. tierra de las oportunidades y de los 'snow days'. Con esta frase resumo lo que han sido los últimos días de mi experiencia como auxiliar de conversación en Southampton, NY.

La tormenta:
Si enero comenzó de una manera maravillosa, tampoco puedo quejarme de su final. Primero vino la supertormenta Jonas el 23 de enero: avisados desde hacía una semana, todo el mundo pendiente de su evolución día tras días, compra de provisiones y casa preparada por si se va la luz. Lo más normal es preguntarse, ¿cómo esto puede ser algo positivo? 
Ocurrió lo que ya habían avisado, la tormenta llegó el sábado de madrugada, cuando me levanté todo estaba blanco y no dejaba de acumularse la nieve, ¡parecía un cuento! 

Era un día para relajarse, ver pelis y estar en familia, (aunque sea postiza) y así hicimos, pero a mi que me encanta la nieve... no podía quedarme en casa todo el día mirando a través del cristal.


Pedí unas botas a la familia y salí a sentir el frío de la nevada y el espesor de la capa acumulada.


¡Qué impresión cuando el pie se empieza a hundir y no sabes cuando va a tocar suelo!




Y así nevaba así, así. Así nevaba que yo lo vi... y siguió y siguió...

Pero a la mañana siguiente...los rayos del sol me despiertan, ¡vaya paisaje dejó la tormenta!


Me abrigué bien y fui a dar un paseo. Estaba encantada, disfrutando y haciendo fotos mientras la gente limpiaba los driveways y desenterraba los coches.  Sé que es un pain in the neck las nevadas para la gente que vive aquí, pero fue perfect timing (nevada el sábado, y domingo de sol para disfrutar y quitar la nieve de las carreteras), además de una buena gestión (hasta se prohibió circular por las carreteras, era ilegal, para que no hubiese accidentes). Y yo también limpié el coche, porque quería sentir de verdad lo que significa que caiga tal cantidad de nieve.








Como disfrutaba tanto, por la tarde me llevaron a ver más sitios en coche y acabamos a la orilla del Atlántico donde, curiosamente, estaban haciendo surf:








En lo que respecta al lunes, las carreteras ya estaban más o menos limpias y el domingo se avisó de que las clases empezarían 2h más tarde. El lunes a las 7 suena el teléfono: se declara snow day y nadie va a la escuela. (Todavía la gente se pregunta por qué, si ya se podía circular... never mind...).

El caso es que tocó ir a por la nieve del backyard y a pasear por la playa, donde había una invasión de super almejas.







Y a los pocos días, ni rastro de nieve debido al sol y al aumento de temperaturas. Parece primavera y los americanos están un poco asustados, aunque encantados, jajaja.

Las llamadas:

La primera, técnicamente no fue una llamada, sino un mensaje. Me pedían las fotos que había hecho el día posterior a la tormenta porque les parecían buenas y estaban interesados en publicar alguna en el Southampton Press. Aunque al final no pudieran acoplarlas, me hizo ilusión que se interesasen por mis fotos y se moviesen para conseguirlas.

La segunda fue una llamada perdida seguida de un mensaje. Una profesora que no conocía quería saber si tenía planes para el domingo 31 porque quería proponerme algo. Dije que sí a su plan, lo que desembocó en mi colaboración en un Club de Lectura para aprender español en el Harvard Club, un gran lugar y un gran día en Manhattan.

La tercera no fue a mi teléfono, alguien llamó al colegio preguntando por mí, ya que había leído la entrevista del periódico, y me pasaron el mensaje. Esta desembocó en mi colaboración para la traducción de un proyecto para un cliente español de una empresa de publicidad americana.

Resumiendo, ha sido una semana muy movida, llena de nuevas actividades y oportunidades que surgen sin que te las puedas esperar. Estoy muy agradecida a todas aquellas personas que están confiando en mí y valorando mi trabajo. Me dan un empujoncito para levantarme con una sonrisa cada día. Mil gracias.

Y más:
  • Lo positivo: Compra de lobster para celebrar la buena semana.

  • Lo negativo: Comisión del banco porque el último sueldo fue hace más de un mes... y no sabemos cuando llegará el de enero, ays... esta burocracia...