lunes, 30 de noviembre de 2015

Cocido, chuletas, esponjitas, huevos rotos y pan tumaca.

Aunque en los últimos días ha habido un poco de todo, se puede decir que en la semana anterior, la comida tuvo un lugar importante, sobre todo, la española.

Del 16 al 22 de noviembre

Ver el atardecer en Antwan Park (Southampton): 
Que no tienes otra cosa mejor que hacer, el parque siempre es una buena opción.








Cena despedida con cocido:
El primo español de una de las profesoras del colegio trabaja a temporadas en EEUU y vuelve ya a España, así que, esta profesora me pidió la receta del cocido madrileño para este día tan especial. Mi madre se la escribió a mano y ella intentó hacerla lo mejor posible, aunque sin mucho tiempo. El resultado fue muy bueno, (aunque se olvidaron los fideos de la sopa, jeje) y junto con los aperitivos de ibéricos y las chuletas de cordero, nos pusimos hasta arriba. Cualquiera dormía después de la comilona...


Cinderella, the cutest musical ever:
¡Los adoro! ¿Cómo se puede actuar tan bien con 10 años? Los niños de Middle School estrenaron el musical Cinderella y fue genial, tanto por sus pequeños fallos cómo por la calidad de sus actuaciones. Totalmente recomendable.

Ciervos por aquí, ciervos por allá:
Esperando a que viniesen a recogerme vi que unos ciervos cruzaban a la glorieta de la escuela. Me acerqué lentamente pero evidentemente les llamé la atención. Sí, me miran a mi, a esa persona que se acerca a ellos con un objeto raro en la mano...


Una muestra navideña en una perfumería.
El coro del instituto cantó algunos villancicos en una perfumería y fuimos a verlos. Curioso.

video

Yard Sale, Estate Sale y Marshmallows
Me estuvieron contando en que consistían las Yard sales y Estate Sales y me invitaron a ir a alguna. El sábado 21/11 había nada menos que tres Sales en el periódico local, así que allá que fuimos. Curiosamente, nos encostramos un cartel por el camino que anunciaba una Yard Sale así que también paramos en esta. La mujer que me llevaba me había estado contando que eran los S´mores y, pura casualidad, el hombre de la Yard Sale había hecho una hoguera y tenía esponjitas (marshmallows) que nos ofreció. Cuando se enteró de que era de España y que nunca había asado una esponjita en la hoguera me dio el palo sin dudarlo para meter la esponjita y me indicó cómo tenía que asarlo. Así que allí me vi, en una casa en medio del bosque y asando una esponjita, jaja, toda una experiencia. Después fuimos a las otras casas, había muchísimas cosas y a precios increíbles. Por fin conseguí un secador, y por tan solo 5$, ¡ya puedo secarme el pelo! Fue una mañana muuuuy divertida :)





Una de huevos rotos y pan tumaca:
Nunca había hecho unos huevos rotos, pero ya que era el plato preferido de la chica con la que vivo, de todo lo que había probado en España, había que intentarlo. No fueron los mejores... pero afortunadamente tuvieron éxito.


miércoles, 18 de noviembre de 2015

I'm in love with NYC, Massachusets is alright and I want to go to College.

Enamorada de NYC:
Adoro la ciudad, ¿por qué? No lo sé... Pero recorrer sus calles, pasear por Central Park, pararme en el centro de Times Sq... hace que me invada la felicidad. Visité la ciudad el anterior fin de semana porque tenía que ir a la Embajada a darme de alta y pedir el voto, así que ya de paso iba el día anterior y disfrutaba un poco del ambiente neoyorquino.

Fue genial pasear y descansar por Central Park, capturando los matices otoñales.


Fue increíble ir a la clase de salsa de María y Eddie Torres Jr en The Ball NY. Ella, genial, pero él, impresionante e imposible de seguir... ¡vaya dos horas!

Después había planificado ir a un social, porque ya que estaba un domingo en NYC, tenía que aprovecharlo. Además, en clase conocí a dos españoles, cosa que agradecí, porque ir siempre sola acaba cansando. Resultó que ellos iban al mismo sitio y me vino genial tener un poco de vida social, jaja.
El social LVG se celebra el 2º y el 4º domingo de cada mes. Tiene lugar en una escuela de baile, por lo que no tiene bar, lo más parecido es una máquina de refrescos en el hall. He de decir que me encantó, no parabas de bailar a no ser que te lo propusieses y, desgraciadamente, tuve que parar. Después de 1h bailando empecé a marearme y no había comido mucho en todo el día por falta de hambre, así que me compré una bebida energética de deportistas, tomé un poco el aire y volví a la carga.
Unos cuantos bailes después volvieron los mareos, pero era soportable, hasta que llegó un momento en el que me entraron ganas de vomitar... ahí ya supe que mi cuerpo no me estaba siguiendo el ritmo y decidí irme a casa. (Que malo es esto de estar en baja forma). Pero voy a entrenar y ¡repetiré seguro! Wait for me NYC salseros! Y yo que me lo estaba pasando bien, hasta bailando en 2... jajajaja (no tengo nada en contra, pero cómoda, lo que se dice cómoda como en el 1, no estoy). 

Al día siguiente fui a registrarme a la embajada, así que ya es oficial que estoy por estos lares y pedí mi voto por correo que, una semana más tarde, aún no he recibido.
También estuve en la Oficina de Educación de España, conociendo al técnico encargado del programa de los auxiliares y charlando sobre como estaba yendo la experiencia.

Después me fui a Bryant Park, para ver los puestos navideños y la pista de patinaje sobre hielo. Hacía tan buen día y se estaba tan a gusto que decidí buscar algo de comer por la zona y sentarme a tomar el sol en una de las cientos de mesitas que hay en el parque. No encontraba nada interesante de comer, todo era muy chic para mi gusto básico de comida, hasta que encontré un puesto de hamburguesas y no me lo pensé más. Cogí la primera hamburguesa que aparecía en la carta y me senté en primera fila para comer viendo como patinaban, todo un lujo.



Me llamó la atención la diversidad de gente patinando: niños, invidentes, gente con traje, parejas...


Pero lo que más me llamó la atención fue cuando mordí la hamburguesa... lo podían llamar hamburguesa pero aquello de ternera tenía poco. Investigué lo que estaba comiendo y se veía una masa rara de diferentes tonos marrones y verdes que me extrañaba mucho que llevase algo de carne. El caso es que no sabía a nada más que al queso y la mostaza que llevaba. Mientras estaba yo en pleno debate mental sobre la hamburguesa llegó una señora y me preguntó si se podía sentar porque no quedaban mesas libres. Así que, a partir de ahí pasé una hora muy agradable charlando con una neoyorquina mientras disfrutábamos del sol y del patinaje. 
video

Tras el descanso, era hora de ponerse a explorar la ciudad de nuevo, pero no sin antes volver al sitio donde había comprado la hamburguesa y comprendí todo:
Estaba tan hambrienta que no vi ni las hojitas ni la V, y mucho menos ponerme a leer (No bull). Pero estuvo rica y mucho más ligera.
Después fui a Times Sq, mi adorada plaza y menos mal que me acordé de recoger las entradas de Noche Vieja, porque estaba en mi TO DO LIST para NYC y se me había olvidado por completo. Creo que son los papeles más caros que he tenido en la mano (no recuerdo si he cogido un billete de 500...). Vaya con el antojo de pasar Noche Vieja en un sitio calentito de Times Sq, con fiesta, buffet, barra libre, la posibilidad de ver el ball drop en vivo y en directo, y lo más importante, baño... (sí, un baño en Times Sq en Noche Vieja puede ser lo que esté más cotizado). En fin, once-in-a-lifetime experience, esperemos que merezca la pena.
Me dediqué a medir desde que calles se veía bien lo de la bola de Noche Vieja, así no me llevaba sorpresas, y parecía que desde la puerta del restaurante se veía bastante bien.

Me quedé haciendo tiempo por la zona porque iba a volver con algunos alumnos y profesores del colegio que tenían un evento en la casa del consul. High School iba a ser nombrado ISA (International Spanish Academy), una distinción de prestigio que otorga España.
Mientras estaba merendando, recibí un mensaje de una de las profesoras invitándome a ir, porque dos personas no habían podido asistir. Me sorprendió porque sabía que era un evento cerrado al que muy pocas personas podían asistir. No estaba preparada, llevaba todo el día sin parar de caminar, pero estas cosas solo pasan una vez en la vida; así que allí me presente tal cual iba, después de echarme una buena carrera para estar puntual... y todo el mundo con traje, vestido y tacones.
Todo fue muy ceremonial y elegante, con los camareros ofreciendo bebidas y una gran variedad de canapés de estilo español (que bien me sentó el jamón ibérico).



Agotada tras dos días apoteósicos a ritmo neoyorquino llegué a Southampton a las 9.30 p.m. y había que prepararse para la semana. Menos mal que era corta, un día de trabajo y vuelta a la visita de universidades.

Massachusetts está bien:
Esta vez tocaba Amherst College, Massachusetts. Volvimos al ferry que nos lleva a New England, pero esta vez el tiempo no acompañaba tanto como para ir en cubierta.


 La verdad es que el pueblo estaba bastante bien, muy urbano para lo que se ve por aquí (con aceras, farolas...). Pasamos por un par de pueblos y eran muy cute. Comimos en un restaurante vietnamita, y yo creo que vi todas las nacionalidades posibles en los restaurantes: africano, italiano, chino, indio, cubano... así que era bastante internacional. Después atracamos una pastelería, y acabamos cenando en un restaurante con los primos de mi host mum, donde ya no pude más y tuve que renunciar a una gran porción de mi cena y a las tartas que tenían muy buena pinta.




Quiero estudiar en una universidad de EEU: 
Cada vez que voy a una universidad me dan más ganas de estudiar aquí... si solo tuviese los 40.000$-60.000$ que cuesta la matrícula... - _ -


Y... ¿que más decir cuando tienen su propio museo de Ciencias Naturales?

Debe ser genial estudiar en la universidades americanas, obviando el hecho de que se endeudan por una gran parte de su vida.
Me llama atención toda la parafernalia en torno a la universidad, it's a big deal, como dicen aquí. La chica con la que vivo es Junior, lo que quiere decir que aún le queda un curso más antes de ir a la universidad, y como nació en diciembre, tiene solo 15 años. Ya están viendo universidades, sin saber seguro si irá o no. Pero parece ser que primero se visitan varias universidades en entornos y con características muy diferentes: urbanas, rurales, grandes, pequeñas, medianas... Una vez decidido el tipo de universidad en el que se siente más cómoda, comenzarán a visitar las que sean de ese estilo para ver cual se adapta más a ella y en cual se ve pasando los próximos 4 años.

Es el momento en el que se independizan, de estar protegidos y controlados por la familia, pasan a vivir en dorms, sin ningún tipo de restricciones y con grandes exigencias académicas desde la universidad. Esto plantea algunos problemas según me han contado, entre ellos las fiestas con inmensas cantidades de alcohol totalmente descontroladas, y que no pueden con la carga de trabajo, por lo que un porcentaje significativo no llega a graduarse. En el caso de Southampton, alrededor del 30% vuelve antes de acabar.

Me encanta hacer los tours por las universidades, pero me pongo en su lugar y creo que me costaría mucho tomar una decisión. Algo que me parece muy interesante es como funcionan muchas de ellas, realmente no decides tu Major (en lo que te graduas) hasta finales del segundo año, por lo que puedes comenzar sin tener ni idea de lo que vas a hacer con tu vida, que creo que es como la gran mayoría nos sentimos a los 18 años. Escoges los cursos (asignaturas) que a ti te parezcan interesantes, y según como van, te vas decidiendo. Cuando declaras tu Major es cuando tienes unos requisitos de asignaturas más específicos y ligados al Major que hayas decidido. No es totalmente general porque también tienes escuelas de ingenieros o de medicina, en las que todo es más cerrado, pero si escoges un Bachelor of Arts o un Bachelor of Science he visto que muchas escuelas dejan el currículo muy abierto para que experimentes, lo cual me parece muy propio para la edad y el nivel de educación al que se refiere.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Comenzamos noviembre comiendo bien, celebrando otras tradiciones y siendo un poquito más local.

Estamos de lleno en el otoño, aunque el tiempo sigue siendo bastante bueno. Dicen que hay una ola de calor porque no es normal que estemos a 15º en noviembre, pero se está tan a gusto. Y entiendo por qué es tan importante el otoño como para dedicarle una película. La temperatura es perfecta y hay tanta variedad de árboles que todo se pone precioso con diferentes colores.



Alimentación equilibrada:
Las cenas con las profes del colegio han continuado, y la verdad es que se agradece mucho cambiar de aires y de alimentación. Entre una que me hace comida española y otra que está intentando mejorar mi alimentación, la variedad viene bien. Además, también me llevo bien con las mascotas :) 






Cada día un poco más 'local':
Ya tengo mi membership del gimnasio y el carnet de la biblioteca. Respecto al primero, todo ha sido fácil y rápido; el mayor problema es ir, pero intento coincidir con alguien que pueda recogerme y ya está. De momento solo he podido ir un día y he de ir poco a poco, porque llevo meses sin hacer nada de ejercicio. Me llama la atención que las clases colectivas haya que pagarlas aparte y además, cuestan lo mismo que para los que no son miembros del gimnasio... así que ahí se quedan con su Zumba y yo a las maquinitas a coger fondo (taaan divertido...).

El carnet de la biblioteca, sin embargo, se vende muy caro. Al ser un servicio público, pagado por los impuestos de los habitantes de este distrito, se aseguran de que estés viviendo aquí y pagando impuestos. En mi caso, gracias a la ayuda del colegio, al final he podido registrarme a partir de la cuenta del banco aquí, pero, o tienes algo a tu nombre en Southampton, o lo tienes crudo. Tras los 20 minutos que me costó darme de alta, tenía que hacer uso, así que alquilé The Girl on the Train, bestseller de intriga de este año. La verdad es que me lo leí en cuatro días gracias al suspense con el que se desarrolla, pero el twist ya había pasado por mi cabeza, por lo que no me entusiasmó tanto como a todos los que me lo habían recomendado por aquí. Por otro lado, me he apuntado a las clases de Yoga de la biblioteca, que son más baratas que en cualquier otro sitio y así también relajo y ejercito cuerpo y mente, bueno, ejercito yo y las veinte abuelitas que están en clase, pero que conste que a muchas se les da mejor que a mi en mi primer día... ya veremos el segundo :P



Tradiciones americanas:
Si el 31 de Octubre es conocido por Halloween, el dos de noviembre es importante por ser el Día de los Muertos (celebración de origen mexicano). Los altares de los alumnos de 7º grado ya estaban casi listos y, tras los últimos retoques, los trabajadores del cole empezaron a votar por sus ofrendas favoritas. Estos fueron los ganadores:



Y el 11 de noviembre nos encontramos con el día de los Veteranos, en el cual se llevan a cabo una serie de actividades en las que se reconoce la labor de todas las personas que han ido a la guerra en nombre de EEUU. Los Veteranos se ponen sus uniformes y la gente les saluda y les da las gracias. Yo estuve en un evento en el que participaba la orquesta y el coro de Southampton High School, y por lo tanto, estaba la chica con la que vivo. Por cierto, en EEUU, ¿todo el mundo sabe cantar? Es la sensación que tengo... que envidia XD




En el cole:
Llegar el martes por la mañana (primer día de la semana de clase para mi) y que una alumna te haya hecho una flor de papel, te hace derretirte. ¡Mi primer regalo de una alumna americana! Qué ilusión me hizo :D.
Además, poco a poco, voy haciendo más cosas en las clases, lo que hace que me sienta más útil y se presenten más desafíos que hay que superar, así que no hay tiempo para aburrirse. ¡Me encanta!

 Y la flor no fue el único regalo de la semana. La mami de la familia con la que vivo tuvo que viajar cuatro días a Londres por negocios y me trajo una caja de trufas, yummy!


He descubierto las Skate Nights y Movie Nights y creo que son una magnífica idea. En relación al Día de los Muertos, surgió la idea de una Movie Night para ver El libro de la vida. Entonces aprovecharon que ya habían organizado una Skate Night y proyectaron la película en la biblioteca a las 6.30 pm para que fuesen todos los alumnos y padres que quisiesen. Mientras, en el comedor, habían quitado todas las mesas y tenían un puesto para coger patines y otro para comprar snacks. Allí estaban bailando, patinando y hasta jugando al baloncesto. Me parece una gran iniciativa para que los niños hagan algo, sobre todo, cuando no hace buen tiempo.


En el periódico
El jueves 6 de noviembre salió el artículo de la entrevista que me habían hecho la semana anterior. La verdad es que no me gustó demasiado y entendí a los que dicen que se tergiversa lo que dicen, jajaja. Pero fue toda una experiencia y profesores del colegio que no conocía me iban reconociendo por la foto. ¡Qué curioso!